La Gestión de comunidades de vecinos: Claves para hacerlo correctamente

Si acabas de adquirir una propiedad en una comunidad de vecinos y te preocupa su gestión estás haciendo lo correcto. Todo propietario debería informarse sobre cómo gestionar una comunidad de vecinos, ya sea miembro o presidente de la asociación de vecinos.

Muchas veces, debido a una vida ajetreada cometemos el error de desentendernos de esta parte de nuestra propiedad de la que únicamente nos acordamos cuando algo falla. Una gestión desastrosa conlleva, por un lado, a un gasto ineficiente de los recursos. Y por el otro, se pone en riesgo el mantenimiento de la calidad del uso y disfrute de las propiedades comunes de las que tú también eres propietario y usuario. A continuación, te daremos tres claves para que puedas asegurarte de que tu comunidad de vecinos está funcionando como es debido. 

  1. Asegúrate de que tu comunidad de vecinos delega la gestión financiera en un administrador de fincas: 

A nadie nos gusta hablar de dinero ni ser el cobrador del frac cuando se trata de un bien común. O sí si hay un interés detrás. Es por esto por lo que el cobro de las cuotas de la comunidad y la gestión de éstas han de estar delegadas a terceros para que no pueda existir ningún conflicto de interés que ponga en riesgo la eficiencia de la administración de los fondos comunes. Llevar las cuentas de una comunidad es una tarea ardua que pocos estaríamos dispuestos a llevar a cabo altruistamente a no ser que nuestro primo tuviera una empresa de limpieza de garajes y pudiéramos adjudicarle la contrata a pesar de que sus servicios fueran mucho más caros que los de cualquier otro negocio similar… ¡Ya sabes a lo que nos referimos! 

  1. Conoce los gastos de tu comunidad de vecinos: 

No nos referimos a que lleves céntimo a céntimo las cuentas, sino que te informes bien de qué gastos mensuales tiene tu comunidad de vecinos, con qué fondos cuenta y a dónde van a parar. Si detectas una ineficiencia estás en todo tu derecho a comunicárselo al presidente de la comunidad y proponer una solución. Con un 25% de vecinos de acuerdo puedes incluso convocar una Junta Extraordinaria para exponer la problemática. 

  1. Acude a las Juntas de Propietarios o ten un par de vecinos de confianza que te cuenten de qué se ha hablado  

Mantente siempre informado sobre cuándo se convocan las juntas y para qué. Existen las Juntas Ordinarias anuales en las que se aprueban los presupuestos y se ratifican las cuentas pasadas. Si no puedes asistir a la Junta General Ordinaria siempre puedes pedirle a un vecino de confianza que te cuente de qué se ha hablado. Si va a haber una votación, en algunos casos, con tu no asistencia perderás tu voto irrevocablemente. Es por esto por lo que te recomendamos que asistas o delegues tu asistencia en un representante autorizado. Revisa el motivo de las convocatorias Extraordinarias antes de decidir no acudir. Se pueden tratar temas que sean de tu competencia y que afecten directamente a tu propiedad como, por ejemplo, pintar todas las contraventanas de la comunidad (incluyendo las de tu casa) de un color que no sea de tu agrado. 

Uno de los problemas más recurrentes en la gestión de vecindarios es precisamente la comunicación y la desinformación. Siguiendo estos 3 consejos que se basan en mantenerte informado y saber cómo reaccionar ante algo que no estás de acuerdo en tu comunidad de propietarios estarás al día con tus obligaciones como vecino y, casi seguro, disfrutarás de una propiedad común bien gestionada. 


foto: Foto de Daniel Maforte en Pexels